lunes, 28 de marzo de 2016

Arco de San Miguel.

Es una de las cuatro puertas que daban acceso a la villa medieval y que se cerraban por la noche hasta el alba.



Puerta-torre, salida natural hacia la ribera del Manubles, que conserva sus almenas y merlones con saeteras para su defensa, por lo que se llamó Castillejo de San Miguel.

Hasta principios del siglo XX se conservaron las puertas de madera que cumplieron con su función defensiva durante las guerras carlistas.



Bajo el arco siempre ha habido un cuadro dedicado a San Miguel Arcángel. El actual fue pintado por Baltasar Lapeña, vecino de Ateca y restaurado por la Escuela Taller “Damián Forment” de Zaragoza en 2001 colocándose en la fachada.

En la actualidad es propiedad del Ayuntamiento que la rehabilitó en 2008 mediante una Escuela Taller para albergar el Centro de Interpretación Puerta del Manubles y la Oficina de Turismo.



Fotografía de la parte exterior del arco de San Miguel con las puertas de madera cerradas que aparece en la "Breve Reseña Histórica de la villa de Ateca" 
de Francisco Ortega editada en 1924.

Para saber más:
- PASADO Y PRESENTE DE LA MUY ILUSTRI VILLA DE ATECA. (2010) Jesús Blasco Sánchez

- ATECA, DESDE SUS ORÍGENES HASTA EL AÑO 1500. (2015) Pg. 147. Francisco J. Martínez García

miércoles, 16 de marzo de 2016

Ruta de Alcocer.

Es el Sendero Local Z 2 (SL-Z2) de la Red de Senderos de la Comunidad de Calatayud, un recorrido circular de unos 12,5 km y algo más de 3 horas de duración.

La única dificultad se encuentra al poco de comenzar el recorrido que hay que salvar un desnivel de unos 240 m pero la panorámica es magnífica, por un lado la vega del río Manubles con la visión del casco urbano de Ateca, y por el otro la dehesa y sierra de Armantes.

Panorámica de Ateca

Dehesa y sierra de Armantes

Tras unos 8 km de ruta llegamos al paraje de las Cárcamas, una gran cárcava en la que el agua y el viento ha esculpido el terreno y donde se encuentra la Mora Encantada, farallón arcilloso que domina la vega del río Jalón y que sirvió de torreón para el poblado de Alcocer, aldehuela que en el siglo XI fue sitiada y tomada por el Cid en su ruta de destierro camino de Valencia; hecho que merece 309 versos en el Poema de Mio Cid.

Las Cárcamas

La Mora Encantada

Una bella ruta por la que, dependiendo de la época, podremos observar gran variedad de plantas e insectos.

Achicoria (Cichorium intybus)

Morena (Aricia cramera)

Espejo de Venus (Oprhys ciliata)

Salsifí (Tragopogon porrifolius)

En este enlace se pueden encontrar la descripción, mapa, perfil de la ruta, pudiéndose descargar los track:




domingo, 13 de marzo de 2016

CENTRO DE INTERPRETACIÓN DE LA SEMANA SANTA DE ATECA.

Ayer fue inaugurado el Centro de Interpretación de la Semana Santa de AtecaSe encuentra ubicado en la antigua Casa del Sacristán, edificio propiedad del Obispado de Tarazona, junto a la Iglesia de Santa María y restaurado por el Ayuntamiento de Ateca en 2011 por medio una Escuela Taller con fondos FEDER.

Declarada por la Diputación General de Aragón como Fiesta de Interés Turístico en Aragón en 1996, la Semana Santa de Ateca está organizada por la Hermandad de la Virgen de La Soledad desde 1661. Desde entonces forma parte de la herencia cultural de la localidad, destacando la antigüedad y continuidad de sus actos así como su originalidad y diversidad. Más allá del fenómeno turístico, se trata de una manifestación de gran consideración sociológica y espiritual.

Desde ahora esta secular tradición atecana cuenta con un espacio donde los visitantes puedan conocer su estructura y escenografía.

Distribución del Centro



En la planta baja y por medio de paneles de interpretación con profusión de fotografías de gran calidad, podemos realizar un recorrido por los principales actos de la Semana Santa de Ateca (Domingo de Ramos, Jueves Santo y Viernes Santo) y por  la Procesión del Entierro de Cristo en la que participan unas 300 personas en los diferentes “pasos”. Se pueden ver las tallas de Jesús coronado de espinas y Jesús atado a la columna.


En la primera planta asistiremos, también por medio de paneles y fotografías, al acto cumbre de esta tradición como es el Entierro de Cristo. La sala contiene la “cuna” o féretro que simula el sepulcro donde es enterrado el cuerpo de Jesús, y el paso denominado “La muerte”.




En la segunda planta se muestran distintos trajes de algunos de los personajes participantes en la procesión, así como antiguos estandartes y banderas que forman varios de los “pasos” de la misma. También se muestra el primer libro de actas de la Hermandad, su bandera y la vara del preboste.

CONTACTO

Para visitar en Centro de Interpretación de la Semana Santa de Ateca deberán contactar con la Oficina de Turismo en el 686 716 631 o con las oficinas del Ayuntamiento en el 976 842 005.


jueves, 3 de marzo de 2016

La Máscara de Ateca.



La máscara es una de las tradiciones más arraigadas de Ateca. ¿Quién en Ateca no ha corrido alguna vez la Máscara? Este personaje sale los días dos y tres de febrero durante la celebración de Las Candelas y de San Blas, patrón de la Villa.
La Máscara viste un traje a rayas verticales rojas y amarillas, con gorro a estilo de arlequín, llevando en todos los bordes de su vestimenta numerosos cascabeles que los niños intentarán ir arrancándole a lo largo de todas sus salidas.



Su primera salida es al mediodía del 2 de febrero, la Virgen de las Candelas, corriendo y golpeando con su escudo o corbetera a toda la chiquillería que le insulta y provoca, anunciando su ataque golpeando aquella con el sable que porta. Los insultos son de todo tipo, desde los más inocentes a los más groseros. En su recorrido por las calles de la villa va entrando en casas y comercios donde se le obsequia con pastas y licor; en estos casos la Máscara pone la corbetera sobre la cabeza de los que visita a modo de protección.



La segunda salida es a las nueve de la noche del mismo día coincidiendo con el encendido de una gran hoguera en medio de la Plaza de España. En un momento determinado la Máscara, tras invocar a San Blas, saltará las brasas de la hoguera siendo aclamada por el público. Seguidamente se forma un gran corro alrededor de la hoguera cantando la tradicional canción del Puente de Alcolea.
La tercera y última salida se produce al día siguiente, día del patrono San Blas. A mediodía la chiquillería sube al cerro de San Blas que se encuentra junto a la ermita del santo y desde allí arrojan manzanas o naranjas tratando de impedir que la Máscara acceda al cerro (antiguamente se tiraban piedras) cubriéndose esta con una corbetera de tamaño mayor que la de correr, hasta que cuando se encuentra a corta distancia se ordena el cese.





Una vez arriba, chiquillería y mayores se cogen de la mano formando un gran corro alrededor de la Máscara y vuelven a cantar la canción del Puente de Alcolea que dice lo siguiente:
En el puente de Alcolea
había un puchero roto,
le pegaron un balazo
y cayó del puente abajo
Al pasar el río,
al pasar el río,
a mi tío Antón
le llegaba el agua,
le llegaba el agua,
hasta el calzón.
Este acto da por concluida la fiesta.

Para saber más:
EL CULTO A SAN BLAS Y LA MÁSCARA DE ATECA, C.E.B. Inst. Fdo. El Católico 1994 Francisco J. Martínez García.
PASADO Y PRESENTE DE LA MUY ILUSTRE VILLA DE ATECA, 2010 Jesús Blasco Sánchez.




La Casa Consistorial.



En 1628 se inicia la construcción de la Casa Consistorial fuera de lo que era el recinto amurallado de Ateca, realizándose en piedra sillar y ladrillo. Este magnífico edificio se encuadra en el estilo del Renacimiento aragonés, caracterizado por la simetría, la ligereza y la elegancia.
Su fachada principal consta de tres pisos:
El piso inferior consta de 8 grandes arcos de medio punto en piedra sillar, enmarcados con pilastras adosadas de estilo toscano (con fuste acanalado), formando soportales que se utilizarían como lonja de comercio.
El segundo piso o planta noble está realizado en ladrillo y dividido en ocho paños por la prolongación de las pilastras del piso inferior. En cada paño hay un balcón volado con vano adintelado.
Finalmente en el tercer piso se dispone de una galería de arquillos de medio punto con doble arcada, característica galería aragonesa (elemento arquitectónico típico del estilo de los palacios renacentistas aragoneses) y rematado en su parte inferior con óculos.
El edificio está rematado por un alero construido también en ladrillo, formado por un listel, un cuarto bocel, banda denticulada y gola.


De las fachadas laterales destaca la lateral izquierda que es la que guarda más elementos originales. Ambas son simétricas, compuestas por tres paños verticales y otros tres en altura. Uno de los paños alberga un arco de medio punto continuación de la lonja, y los otros dos paños son construidos en tapial con verdugadas de ladrillo.
La fachada posterior sólo se compone de dos plantas, en tapial con verdugadas de ladrillo que forman siete paños de distinto tamaño. En el paño central se encuentra la puerta, en arco de medio punto construido en ladrillo. La decoración de ladrillos y paramentos enlucidos dan a la fachada gran movimiento, a pesar de la pobreza del material.


El edificio fue restaurado por medio de varias Escuelas Taller en la primera mitad de los años 1990.

Para saber más ver:
Pasado y presente de la Muy Ilustre Villa de Ateca (2010). Jesús Blasco Sánchez.


Castillos humanos andantes.



Al finalizar los actos religiosos y profanos durante las romerías de Ascensión y San Lorenzo, los jóvenes miembros de la cofradía erigen sendos castillos humanos andantes (hasta los años 1950 también se realizaban en la romería de Santiago).






Se forma una torre humana de tres pisos. El primero lo forman seis de los jóvenes más fuertes; el segundo son otros tres jóvenes que, descalzos, se ponen de pie sobre los hombros de los primeros, y, finalmente, sobre todos ellos sube el más ágil que, en pie, lleva la bandera de la Cofradía. De esta guisa y acompañados por la charanga y el público asistente dan un giro alrededor de la ermita correspondiente.
Al regresar al pueblo de nuevo se erige el castillo humano que recorre algunas calles del pueblo nuevamente acompañados de la charanga y del numeroso público que se congrega para ver el espectáculo.
En el caso del castillo de Ascensión se realiza frente al Arco de San Miguel bajo el que debe de pasar sin caerse porque en caso de que ocurra ha de volver a rehacerse e intentarlo hasta conseguirlo (el arco tiene 2,5 ms). El castillo continúa por la calle Arial Bajo hasta la plaza de España donde se hondea la bandera.
En cuanto al castillo de San Lorenzo se vuelve a erigir en la Plaza del Cortijo y se desplaza hasta la Plaza de los Templarios donde se hondea la bandera y se da por terminada la fiesta.





Según el historiador atecano Francisco Martínez, pueden ser reminiscencias de los dances que tenían lugar en Ateca durante la procesión del Corpus del siglo XVII.